Danza con TEMUDAS, miércoles y jueves en la Plaza de Santa Ana.

El TEMUDAS presenta 'Bitópica', un proyecto de Carmelo Fernández donde la danza se presenta en un contenedor ilusorio que enfrenta a público y artistas ante un espejismo

El espectáculo, sexta propuesta canaria en presentarse y cuarta del concurso público de ideas, podrá disfrutarse mañana miércoles 1 de agosto y el jueves 2 de agosto a las 22:00 horas en la Plaza de Santa Ana

La obra presenta una doble realidad en la que el espectador se sitúa ante un contexto en el que debe decidir, mientras los siete ‘performers’ que actúan sobre el escenario a ras de suelo acceden a un espacio de constante diálogo corporal partiendo de la reconstrucción

Las Palmas de Gran Canaria, martes 31 de julio de 2018.
Comienza la última semana de la programación del 22 Festival de Teatro, Música y Danza de Las Palmas de Gran Canaria TEMUDAS con la sexta propuesta canaria en presentarse, cuarta de las creaciones de las cinco seleccionadas a través del concurso público celebrado el pasado mes de abril con la intención de mostrar el trabajo que se realiza en las Islas que, además, cuenta con el apoyo de Hospitales San Roque en su afán de seguir cuidando la cultura de la ciudad. Su título Bitópica, una producción de Blanco&Brasil Producciones creada por el creador escénico grancanario Carmelo Fernández. Un espectáculo de danza contemporánea que se podrá disfrutar en 2 representaciones mañana miércoles 1 de agosto y el jueves 2 de agosto, a las 22:00 horas, en la Plaza de Santa Ana.

La directora del Festival, Marisol García, presentó hoy martes 31 de julio en el patio del Palacete Rodríguez Quegles, esta creación e introdujo a Carmelo Fernández, creador y director del proyecto, quién proporcionó algunos detalles de lo que podrá disfrutar el público durante los próximos dos días.

Bitópica es un contenedor ilusorio. Un dispositivo escénico que enfrenta a espectadores e intérpretes ante un espejismo. La obra se presenta, pues, mostrando una doble realidad que multiplica las perspectivas interpretativas, situando al espectador en un contexto de decisiones y a los performer en un espacio de diálogo corporal continúo desde la reconstrucción.

De esta forma, el público asiste a la presentación del espectáculo, y encuentra una escena a ras de suelo y dos áreas diferentes, proponiéndoles decidir su ubicación y regalándoles distintas expectativas a modo de preludio.

Según Carmelo Fernández, esta producción “es una oportunidad de configurar una creación de forma bastante diferente. Más que una compañía, somos un colectivo. En la obra no construimos resultados, el resultado surge de aquello que el público ve”. “No partimos –añadió- de una narrativa lineal, para nosotros lo más importante es la esencialidad y la percepción que se sugiere”.

En Bitópica, dijo Fernández, “se tejen relaciones indirectas con el público y con la dualidad que se produce en ese público. Presentamos un cuadro muy receptivo en el que preferimos centrarnos en esa doble frontalidad”. “Queremos –indicó- poner de manifiesto lo que conlleva que alguien se ponga a mirar y la acción que se deriva de ello. Hablamos del uno y de todo, revisamos las relaciones del grupo con el individuo y del individuo con el grupo. Es fundamental tener una buena relación horizontal con el público”, aseguró.

La base de la dramaturgia de Bitópica parte de ese espejismo, de la superposición, de la sincronización o multiplicidad de escenas. Las formas de notación y escritura en la danza actual son las propias del cuerpo. Sin embargo, lo que se escribe con anterioridad son los cimientos y condicionantes desde los que surgirá el movimiento. En este espectáculo la linealidad no existe, plantea un sistema compuesto de anotaciones, bocetos, ejercicios estructurales, pautas de improvisación que sirven de bases para las derivas artísticas.

Esa multiplicidad de perspectivas sensitivas sitúa al espectador en una realidad abstracta que se simboliza para poder ser entendida. De este modo, al recordar una situación se produce un ejercicio de construcción. Una suerte de ficción que necesita ser invocada. Un artefacto que resulta de la conjugación de dos realidades, multiplicando las construcciones simbólicas. Dos grupos de público enfrentados. Dos piezas que se dan la espalda.

Este dispositivo escénico será el contenedor que acogerá las disléxicas situaciones que suceden entre 2 cuartas paredes. Siendo fiel al comportamiento habitual de estar frente al público, todo se multiplica por dos, dos acciones, dos tiempos, dos perspectivas, dos situaciones, dos historias… Siendo activo como creador y espectador, este proyecto busca directamente la conciliación de estas bitopías. Lo que resulta de la conjugación de dos públicos enfrentados y dos piezas que se dan la espalda, es una especie de espejismo que triangula con el resto de lo que se comprende y de lo que se ve de primera mano. Desde un principio este dispositivo exige jugar con las diferentes reglas y por medio de ellas, indagar en la frecuencia del lenguaje corporal, en el uso del espacio, en el planteamiento de los patrones coreográficos, en el diseño de los campos sonoros y en la concepción de los espacios visuales. Muchas consideraciones se ponen de manifiesto a raíz de estas reglas o condiciones, pero el contenido de esas dos piezas que se tocan de espaldas tendrá su origen particular.

Para la ejecución de este proyecto, durante los últimos meses se ha invitado a diferentes creadores a sesiones de trabajo, donde se han abordado las bases de la pieza que ahora se presenta. Siete bailarines han formado el núcleo creativo que le da cuerpo a la creación. El resto del cuadro artístico que conforma Bitopica son colaboradores habituales que cuentan con una gran experiencia en el campo de la composición musical, el vestuario y la producción escénica. Con este contexto de proceso creativo vivo se ha pretendido aunar a diversos creadores independientes siendo ésta una oportunidad excepcional para la danza contemporánea canaria. Finalmente, tras dos meses de trabajo, el proyecto se presenta con la firma creadora e interpretativa de Teresa Lorenzo, Desiré Benítez, Laura Ramos. Laila Tafur, Verónica Ramos, Jorge Dutor y el propio Carmelo Fernández.

Carmelo Fernández, creador escénico y agitador cultural de Gran Canaria, viene desarrollando desde hace 20 años proyectos en torno a la investigación, creación y producción, tomando el cuerpo como eje vertebrador de su trabajo. En los últimos cinco años ha desarrollado junto a un grupo de bailarines el laboratorio de investigación, comportamiento y creación del movimiento del cuerpo en acción. Este laboratorio es el motor de las diferentes producciones y proyectos que ha articulado recientemente. El “Taller de Mecánica y Conducción del Cuerpo” es actualmente uno de los pocos contextos que aúna a los creadores independientes de la danza en la isla, generando respuesta a las inquietudes planteadas.

Recuerda que para este espectáculo, la ruta gastronómica Cómete el TEMUDAS propone el restaurante Marsala y el plato Berenjena Frita con Queso de Cabra y Guarapo.

FICHA DEL ESPECTÁCULO:
Bitópica
CARMELO FERNÁNDEZ
Danza Contemporánea
Miércoles y jueves, 1 y 2 de agosto
22:00 horas, Plaza de Santa Ana
Gran Canaria (España)
60 min.
Dirección: Carmelo Fernández
Creado e interpretado por: Teresa Lorenzo, Desiré Benítez, Laura Ramos. Laila Tafur, Verónica Ramos, Jorge Dutor, Carmelo Fernández
Concepto Sonoro: Manuel Nespereira
Asistencia Técnica: Zeus Gutiérrez
Iluminación y vestuario: Jorge Dutor
Asistencia de dirección: Orlando Ortega
Comunicación: José Juan Torres. La Rofera
Asistencia de Producción: Aurora Ramón
Producción: Blanco&Brasil. Agitación cultural

@LPATemudas
#LPATemudas18
LPATEMUDASFEST.COM
Vídeos destacados: