Nueva Unidad de Protección y Acompañamiento Local (UPAL).

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, ha presentado hoy a nueva Unidad de Protección y Acompañamiento Local (UPAL) con la que la Policía Local adquiere un cariz más social al dedicar a varios agentes a atender a las personas más desfavorecidas y socialmente más vulnerables del municipio. Los miembros de la UPAL se dedicarán de manera prioritaria a dar asistencia a las víctimas de violencia de género, ya sean mujeres o niños, a las personas sin hogar o las que viven en un estado de pobreza extrema, a los menores tanto en las aulas escolares como en sus ratos de ocio, a las personas mayores que viven solas y a las personas prostituidas. También serán los agentes de esta nueva unidad los encargados, dentro de la Policía Local, de hacer un seguimiento y campañas de prevención para detectar y erradicar los delitos de odio y los de acoso escolar o bullyng.

El alcalde estuvo acompañado durante la presentación por la directora general de Presidencia y Seguridad, Eulalia Guerra, el comisario principal jefe de la Policía Local, Carlos Saavedra Brichis, además de por el concejal de Cohesión Social y Juventud, Jacinto Ortega, y la concejala de Igualdad, Diana Mujica. Los trabajadores de estas dos áreas municipales, y de forma puntual los de Educación, trabajarán de forma conjunta en muchos casos con los agentes de la UPAL en aras a dar una atención más completa a las personas víctimas de violencia o a las que viven en situación de precariedad económica. También acudieron a esta presentación la delegada del Gobierno en Canarias, Mercedes Roldós, y varios mandos del Cuerpo Nacional de Policía, que colabora estrechamente con la UPAL, así como representantes de la Fiscalía del TSJC en Las Palmas.

El alcalde Hidalgo dedicó unas palabras a los integrantes de la nueva unidad, a los que deseó buena suerte y pidió el máximo empeño por el bien de los ciudadanos más vulnerables de esta sociedad, y recordó además que la UPAL abordará muchas de las tareas que antes acometía el SEAMM, el servicio policial de atención a las mujeres y menores que se liquidó en el anterior mandato tras varios años de trascendental labor en el municipio.

La UPAL nace en un principio con una decena de policías, pero con la perspectiva de ampliar la plantilla en un futuro próximo. Los miembros de esta unidad van a trabajar de paisano en la mayoría de las circunstancias y, por la especificidades de las personas a las que atienden, tendrán su sede provisional en la nueva Casa de la Mujer de Escaleritas, para evitar a las víctimas de violencia de género, o las personas socialmente vulnerables bajo su atención, las incomodidades que pueden sufrir en una comisaría y garantizarles plena confidencialidad.

Además de encargarse de hacer cumplir la legislación en materia de violencia de género y menores, los policías de la UPAL participarán en labores de educación social, garantizando mayores cotas de seguridad a la población en colaboración con otros servicios municipales como las ya citados anteriormente.

Desde su sede en la Casa de la Mujer, y perfectamente coordinados con el Cemelpa, los agentes de la UPAL atenderán todas las situaciones de violencia de género que se presenten, bien como apoyo directo a las mujeres que están siendo atendidas por el personal de Igualdad en la propia Casa de la Mujer, o los casos que surgen por llamadas al 092, o cualquier otra colaboración que se pida desde otros cuerpos y fuerzas de seguridad.

En este campo, los policías de la UPAL realizarán un seguimiento, prevención y acompañamiento de las mujeres víctimas de violencia de género que se tengan asignadas en base al acuerdo de colaboración entre el Ayuntamiento y el Ministerio del Interior. Además, serán los encargados de investigar los casos de violencia de género detectados por los servicios sociales o de Igualdad del Ayuntamiento siempre en colaboración con la Policía Nacional. Estos agentes de la UPAL ofrecerán una intervención especializada a las víctimas de violencia de género garantizando mayor sensibilidad, atención y eficacia a la protección y acompañamiento de las víctimas, y evitando actuaciones que supongan un incremento de la victimización.

Unos de los aspectos importantes a resaltar es la coordinación con los diferentes servicios municipales, de forma que cualquier víctima no tenga que volver a contar sus circunstancias varias veces a personal municipal de diversas áreas. Se trata de que la protección y el acompañamiento sean reales y así sean sentidas por cualquier víctima.

También prestará especial atención la UPAL a los menores, prestando la primera atención a los niños y niñas en circunstancias de especial vulnerabilidad y dando cuenta de manera inmediata a la Fiscalía de aquellos casos de especial urgencia por su riesgo o desamparo. Relacionado con esto, los policías de esta nueva unidad realizarán un seguimiento de aquellos menores que practiquen el absentismo escolar de forma regular.

Además, la UPAL se encargará de facilitar información a las personas que pueden pertenecer a cualquier colectivo en riesgo de vulnerabilidad o exclusión social por motivos de odio (colectivo LTBI, mujeres prostituidas, aporofobia), con la finalidad de que puedan realizar las acciones legales que estén establecidas para que puedan iniciar su defensa legal.

Estos policías han recibido una formación específica de mas de 120 horas de docencia, además de la experiencia alcanzada con su colaboración con otras unidades especiales del resto de cuerpos y fuerzas de seguridad.

Aunque oficialmente la nueva unidad comenzará su andadura el 1 de septiembre, la puesta en marcha de la UPAL es una certeza desde hace meses, afrontando con criterio y perspectiva, y contando con la colaboración de todos los servicios municipales, la realidad social que se encuentra en muchos barrios de la ciudad. Como dato significativo, sólo en lo que a violencia de género se refiere, en estos momentos hay abiertas mas de 500 órdenes de protección en Las Palmas de Gran Canaria y anualmente se producen mas de 1.000 órdenes de protección. El refuerzo del acompañamiento es una de las herramientas mas potentes que conlleva la UPAL, de esta forma, las víctimas de cualquier tipo de violencia de género se sentirán mejor atendidas y se pueden minimizar los efectos de la doble victimización.

Muchas de las labores que estos agentes de la UPAL van a tener encomendadas a partir de septiembre ya se han probado de forma piloto por otras unidades de la Policía Local en el último año, como el trabajo preventivo con los menores para evitar el consumo de alcohol y otras sustancias, las Zonas Libres de Acoso para erradicar el bullying, o las actuaciones específicas como la que se puso por primera vez en marcha en los pasados Carnavales con un dispositivo especial para todas las situaciones de violencia de género.


ansite