Seis personas enganchadas a la luz ilegalmente en un edificio de Teror.

* En la operación Luciérnaga, los agentes investigaron a seis personas por un delito de defraudación de fluido eléctrico al detectar, en dos edificios de la localidad, varios enganches ilegales de luz que podían generar riesgos de cortocircuitos en la vía pública.

01 de marzo de 2019.- La Guardia Civil del Puesto de Teror, en Gran Canaria, ha esclarecido una serie de delitos contra el patrimonio entre los días 01 y 20 de febrero, concretamente por cuatro defraudaciones (una por vivienda) de fluido eléctrico cometidos presuntamente por seis personas, todos ellos de nacionalidad española y con edades comprendidas entre los 24 y los 62 años de edad.

Enganches ilegales a la red aérea de baja tensión de un edificio

La investigación llevada a cabo por la Guardia Civil de Teror se inició a finales del año pasado, cuando los agentes tuvieron conocimiento mediante denuncia de un posible enganche ilegal de luz en una vivienda. Posteriormente se recibieron nuevas denuncias de ciudadanos preocupados por conexiones de luz desde la vía pública, con el consiguiente peligro para los viandantes y vecinos del municipio, ya que podían dar lugar a cortocircuitos e incluso a incendios en viviendas colindantes.

Por todo ello la Guardia Civil realizó el correspondiente dispositivo que les permitiera averiguar si realmente los cables observados y los enganches en viviendas eran realmente de luz, teléfono u otro tipo de cableado, solicitando para ello la presencia de técnicos especializados en la materia.

Asimismo analizaron los indicios recogidos, pudiendo comprobar además como dos de las viviendas en cuestión habían sido presuntamente ocupadas ilegalmente, centrándose las pesquisas y el seguimiento policial en la identificación de las personas que se beneficiaban del fluido eléctrico, llegando finalmente a identificar a seis moradores que residían en cuatro viviendas, en dos edificios diferentes.

Finalmente los agentes realizaron las gestiones oportunas para que los técnicos responsables desconectaran todos los enganches eléctricos al objeto de garantizar la seguridad de los vecinos; por otro lado y según una estimación realizada por la empresa perjudicada el fraude total ascendería a más de 6.000 euros.

Los investigados han quedado a disposición del correspondiente Juzgado, en funciones de guardia, de la localidad de Arucas (Las Palmas).
Vídeos destacados: