La carretera de Teror estará en obras durante un año.

El Cabildo coordinó hoy el inicio de la obra de la carretera de Teror con las instituciones, empresarios afectados, fuerzas de seguridad y transportes para procurer la menor afección posible a la ciudadanía, si bien se trata de un trabajo de envergadura presupuestado en 4,2 millones de euros que precisará cortes y regulación por tramos.

Los cortes completes serán los mínimos, la mayoría serán de carriles alternos, los vecinos serán avisados con antelación, siempre habrá paso para los propietarios, y siempre estará señalizado el recorrido alternativo. En todo caso, será imprescindible la colaboración ciudadana.

Precisamente para minimizer el impacto, el consejero de Obras Públicas del Cabildo, Ángel Víctor Torres, reunió al concejal de Movilidad de la capital grancanaria, José Eduardo Ramírez, al alcalde de Teror, José Luis Báez, a representantes de la Guardia Civil, Jefatura Provincial de Tráfico, Policía Local de la capital, y Guaguas Global y Municipales, así como a responsables de Transportes, Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo, además de a organizaciones empresariales y Consejería autonómica de Educación, a quienes informó de los pormenores del acondicionamiento de la GC-21, cuyo inicio está previsto para los próximos días.

Ángel Víctor Torres explicó que el Cabildo ha celebrado este encuentro porque , sin duda, se trata de una obra importante cuya duración se estima en un año.

“Se trata de una obra fundamental que repercutira en la mejora de la seguridad porque todo este tramo tiene problemas, ya que no cumple con el ancho permitido por la Ley de carreteras. Es un proyecto complejo que ha exigido un informe medioambiental preciso en el que también se ha analizado la afección en la vegetación del entorno para tomar medidas que minimicen la tala de árboles”, agregó.

La obra, que fue adjudicada a la empresa Petrecan, se desarrollará en el tramo que va desde la glorieta de conexión con la urbanización de Ciudad del Campo hasta el comienzo del viaducto de Teror.

El concejal de Movilidad agradeció el trabajo realizado por el Cabildo para poder licitar el acondicionamiento de este tramo de la carretera de Teror “puesto que hay un trabajo previo muy importante que es de recibo subrayar”.

El  alcalde de Teror, José Luis Báez, se mostró muy satisfecho con el inicio de esta obra tan  demandada por los vecinos. “Es una de las carreteras  más antiguas de Gran Canaria y necesitaba una ampliación y una mejora muy importante debido, fundamentalmente, al tránsito de vehículos pesados que se dirigen hasta el municipio”.

Actuaciones

Incluye el ensanchamiento de la calzada hasta los 6 metros mediante la ejecución de desmontes o muros de contención y la pavimentación de los arcenes en todo el recorrido, además de la mejora del trazado en los tramos más dificultosos, lo que proporcionará mayor visibilidad y dotará de seguridad a la vía.

Asimismo, el proyecto contempla la ejecución de intersecciones en la conexión de la vía con el acceso a San José del Álamo (GC‐211) y en la conexión con el barrio de Las Mesas para evitar las retenciones de tráfico y solucionar problemas de visibilidad y el giro de las guaguas.

También se reforzará el firme en todo el tramo de actuación con la reparación previa de algunas zonas, la sustitución de barreras de protección para igualarlas en todo el tramo, y la mejora de la señalización y el balizamiento de la vía coo la sustitución, también, de todos los elementos defectuosos.

El proyecto incluye además la mejora del drenaje con la ejecución de cunetas en todo el tramo y la adaptación y limpieza de las ya existentes, y la ampliación del puente de Miraflor, actualmente con un ancho de calzada que dificulta el paso simultáneo de vehículos pesados en ambos sentidos.

La Consejería de Obras Públicas incluyó un estudio medioambiental para modificar el trazado de la carretera en algunos puntos para preservar árboles de mayor porte y medidas compensatorias como actuaciones de reforestación.
Vídeos destacados: