Cambian los árboles de la calle por quejas de los vecinos.

El Ayuntamiento cambia el arbolado de la calle Pedro del Castillo Westerling a petición de los residentes de la zona

Parques y Jardines sustituirá los actuales laureles de indias por palmeras ya que el tamaño de los árboles había provocado quejas entre el vecindario

Las Palmas de Gran Canaria, lunes 30 de abril de 2018.
El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria iniciará el próximo miércoles el cambio del siete árboles de la calle Pedro del Castillo Westerling cuyo tamaño causa problemas en las viviendas cercanas, según han trasladado los vecinos al Ayuntamiento, que han pedido en diversas ocasiones que se tomen medidas para evitar las molestias.

El Área de Fomento, Servicios Públicos y Aguas, que dirige Inmaculada Medina, considera que la mejor solución, como han propuestos los técnicos, es sustituir los actuales ejemplares, siete ficus macrocarpa o macrophylla o laureles de indias, por palmeras hyophorbe lagenicaulis, mucho más apropiadas para una calle con las características de Pedro del Castillo Westerling.

Entidades como la Asociación de Vecinos Istmo Santa Catalina y vecinos a título particular venían demandando al Consistorio tanto la poda como el posible traslado de los árboles por las molestias en las viviendas y también por el riesgo de caída de ramas a la calle.

Ante esta situación, la Unidad Técnica de Parques y Jardines del Área de Fomento, Servicios Públicos y Aguas recomendó el trasplante de los ejemplares por entender que es viable y los laureles de indias van a ser plantados ahora en el acceso a Hoya de La Plata.

En los huecos que dejen estos siete árboles se plantarán, también por indicación de la Unidad Técnica de Parques y Jardines, y una vez reparado el pavimento, siete palmeras de la especie hyophorbe lagenicaulis, por tratarse de palmeras que vegetan bien en esas condiciones de luz y espacio.

Según el análisis que han realizado los técnicos, los árboles que ahora se van a trasplantar han tenido que limitar su desarrollo por los edificios que se han ido construyendo en la calle, que además han reducido considerablemente la luz que llega. Esta situación ha provocado que los árboles se ahílen, en busca de más luz, lo que se traduce en un crecimiento de ramas más estrechas y débiles.

Por otro lado, estos ejemplares no cuentan con un alcorque lo suficientemente grande como para poder tener un desarrollo vegetativo adecuado. Además, las instalaciones existentes de electricidad, alumbrado y aguas están afectando en mayor o menor grado al desarrollo de las raíces, limitando su crecimiento, con lo cual se está poniendo en riesgo tanto la supervivencia de los árboles al dificultar la absorción de agua y nutrientes como su propia estabilidad.

Debido al tamaño de los árboles, el trasplante será una operación compleja, que durará varios días y obligará a adoptar medidas de seguridad tanto para los usuarios de la calle como para mantener con vida los siete ejemplares.

Ya en octubre de 2013, se realizó una actuación similar en la calle Prudencio Morales, donde se sustituyeron ejemplares de ficus de idéntico porte por palmeras de la especie Ptychosperma elegans.

Como paso previo a su traslado, se han realizado una serie de operaciones como la poda para reducir la superficie foliar de transpiración, el riego abundante para dejar el suelo en tempero, un tratamiento fitosanitario con fungicidas de amplio espectro, el tratamiento en suelo para estimular la emisión de nuevas raíces, operaciones previas para la formación de cepellón y la preparación y protección del ejemplar para su traslado.

Para realizar estos trasplantes, se estima un plazo de ejecución de entre tres y cinco días y se necesitará una grúa de gran tamaño, un camión plancha, una cesta elevadora, una retroexcavadora con martillo rompedor y cazo, un camión con cubeta para retirada de residuos procedentes de demolición y otra maquinaria. En estas labores participarán cinco operarios para realizar las labores de poda, señalización y maniobra, entre otras.
Vídeos destacados: