Síntomas de mejoría ante el Betis.

Los primeros brotes verdes de los que hablaba Pako Ayestarán empiezan a aparecer en Las Palmas. El conjunto canario sumó frente al Real Betis (1-0) la tercera victoria de la temporada, la primera desde septiembre, y firmó su partido más completo en lo que va de curso. Los tres puntos eran vitales. Lo supieron interpretar los jugadores que pusieron una marcha más de intensidad al choque acabando Tana y Pedro Bigas exhaustos por el esfuerzo que se les exigía desde hace tiempo.

 Al ritmo que marca Jonathan Viera, la UD recordó en muchas fases al equipo que enamoró a toda España y parte del exterior con ese juego de toque parsimonioso tan característico del archipiélago canario y visible durante la trayectoria de Quique Setién. Precisamente, Las Palmas sacó su mejor cara ante el mismo que les demostró que era posible jugar en Primera División como siempre hicieron Viera y Tana en la cancha del barrio. El primer partido de sobresaliente ante el Betis de Setién tuvo el reconocimiento de la grada, que pidió a los jugadores que salieran tras el encuentro para recibir una merecida felicitación por parte de la Naciente.

Queda mucha campaña por delante, pero el cambio de imagen fue tan radical como para pensar que la salvación es posible y así lo contemplan las mejores apuestas como se puede ver con más detalles aquí, al no situar ya a Las Palmas como el principal candidato a perder la categoría. Los amarillos, que son terceros por la cola con 10 puntos, podrían salir incluso del descenso en caso de superar al Deportivo Alavés el próximo viernes en Mendizorroza. 

Almirón, en camino

El cuadro insular acudirá a la decimoquinta jornada bajo la supervisión de Paquito por segundo partido consecutivo. El técnico interino asumirá el mando ante la atenta mirada de Jorge Almirón, que desde la grada observará a los que serán sus jugadores. El argentino cerrará una exitosa etapa en el Lanús argentino para probar suerte por primera vez en el fútbol europeo y en Argentina los hinchas de Lanús lloran la despedida del hombre que les llevó a soñar con la primera Libertadores de su historia. Con un nombre todavía por hacerse a este lado del Atlántico, históricos de la entidad amarilla, como Ángel Cappa, aplauden su llegada por su gusto por el fútbol asociativo que casa a la perfección con el que reclama el aficionado amarillo. Y es que hay estadios en los que no vale ganar a cualquier precio y uno de ellos es el Gran Canaria.

Almirón asume el reto de luchar por objetivos muy distintos a los que se marcó en trayectoria en Lanús, pero cuenta con el grupo adecuado para poner en práctica el estilo con el que se ha ganado el reconocimiento de la prensa de su país. Por delante, tiene 24 jornadas para confirmar la salvación y conseguir que el talento de jugadores como Tannane o Halilovic explote con la camiseta amarilla. Nadie puede negar que cuentan con cualidades para triunfar, aunque han ofrecido muy a cuenta gotas señales de esa calidad que atesoran. El croata encara la recta final de su lesión de tobillo y su incorporación al trabajo colectivo coincidirá con la llegada del nuevo entrenador. Por su parte, Tannane ya ha tenido minutos en los dos últimos partidos en lo que ha dejado pequeños detalles de lo que puede llegar a ofrecer, enmudeciendo al respetable con un zapatazo al larguero ante el Deportivo de La Coruña y un taconazo de muchos quilates ante el Betis. 
"Nike Soccer Ball" (CC BY 2.0) by wjarrettc

GranCanariaTv.com