El Cabildo repondrá el agua tomada para sofocar el incendio.

El Cabildo repondrá el agua tomada para sofocar el incendio, tal como hace desde que usa helicópteros para la extinción de fuegos en Gran Canaria.
Se trata de uno de los múltiples mecanismos que se ponen en marcha tras un incendio, como la evaluación técnica de las afecciones al medio ambiente, la recopilación de daños agrícolas y de cualquier índole, y la canalización de ayudas.


El Cabildo cuenta con embalses estratégicamente situados y, según la situación del fuego y su envergadura, toma el agua de depósitos públicos y privados y, tras la emergencia, la repone a través de cubas.
• Las leyes estatales de Montes y Protección Civil regulan, además, tanto la recogida de agua como la indemnización de daños ocasionados.

GranCanariaTv.com