Detenida por robar mediante el método del abrazo, en Gáldar.

La Guardia Civil y la Policía Local detienen a una persona en Gran Canaria por robar mediante el método del abrazo

· La investigación y las principales diligencias han sido llevadas a cabo por la Policía Local de Gáldar, en Gran Canaria

06 de octubre de 2017.- La Guardia Civil del Puesto Principal de Santa María de Guía, en Gran Canaria, ha detenido a una persona el pasado día 03 del mes en curso, vecina del citado municipio y de nacionalidad española, como presunta autora de un delito de hurto, al robarle a un vecino de la localidad el colgante de una cadena de oro.

Los agentes de la Policía Local iniciaron la investigación pertinente el pasado día 03 tras ser informados verbalmente del hurto por parte de la víctima, donde informó a los agentes que ese misma mañana, cuando se encontraba en la calle Profesor Cambres del casco urbano del vecino municipio de Gáldar, una mujer se le acercó para solicitarle que firmara un impreso o petición de una residencia para personas discapacitadas.

Al acceder a la mencionada firma, la mujer le dio las gracias mediante un abrazo y luego se alejó, dándose cuenta poco después de que le faltaba del cuello un colgante de oro, dirigiéndose inmediatamente a las dependencias de la Policía Local, quienes, con los datos recogidos en la denuncia, y las posteriores indagaciones policiales, identificaron y detuvieron a la presunta autora de los hechos, poniéndolo en conocimiento rápidamente de la Guardia Civil, que prosiguió con las gestiones policiales para presentar en el Juzgado.

Este tipo de hurtos, denominadas comúnmente “de caridad” o del “abrazo”, suelen seguir un patrón fijo, y es que el ladrón suplanta una organización de caridad, real como en el caso descrito, solicitando donaciones o firmas para ayudar a personas desfavorecidas o en peligro por varios tipos de desastres o enfermedades, además de discapacidades de tipo físico o psicológico. Llegando incluso a usar los logotipos de varias organizaciones no gubernamentales preferentemente.

De esta manera, tras ganarse la confianza de la persona que va a firmar y con la excusa de agradecerle su buena disposición, le da un abrazo o un beso con el objetivo de despistarlo para robarle la cartera o, como en este caso, un colgante unido a una cadena.

Aunque en esta ocasión, y tras las pertinentes investigaciones del caso, desde la Guardia Civil queremos señalar que se trata de un caso aislado protagonizado solamente por una única persona, vecina del mismo municipio.

ansite