Vídeo: Así fue detenido tras cortar los tres carriles de la autopista.

Agentes de tráfico de la Guardia Civil detienen, gracias a la colaboración ciudadana a un hombre bastante alterado que amenaza a los agentes y colapsa la GC-1 dirección Norte a la altura de Carrizal - Ingenio.

La Guardia Civil intercepta a un peatón que creó un grave riesgo para la circulación en una carretera de Gran Canaria.
* Según los primeros avisos el varón, de 50 años de edad y nacionalidad española, se encontraba en medio de la carretera intentando golpear los vehículos con una barra de hierro

* Gracias a la ayuda de un Guardia Civil –en periodo de prácticas- que se encontraba libre de servicio, el hombre fue finalmente reducido

* Durante la maniobra de reducción aquel entró en parada cardiorespiratoria, por lo que fue inmediatamente trasladado al Hospital Insular, siendo su estado desde anoche de pronóstico reservado
08 de marzo de 2017.- Agentes de la Agrupación de Tráfico del Subsector de Las Palmas, junto con otras unidades de la Guardia Civil de Agüimes y Policía Local de Ingenio, han interceptado a una persona de nacionalidad española y 50 años de edad, que estaba creando un grave riesgo para la circulación a la altura del kilómetro 18 –sentido sur- de la carretera GC-1 de Gran Canaria.

Aviso de la Policía Nacional
A las 19:57 horas del día de ayer la Central Operativa de Servicios de Tráfico (COTA) recibió una llamada por parte de agentes de la Policía Nacional –en servicio de paisano- sobre un grave incidente que estaba creando un peatón en la citada vía, ya que armado con una barra de hierro y caminando en medio de los diferentes carriles estaba intentando golpear a los vehículos.

Dicho comportamiento constituye un delito contra la seguridad vial en virtud del artículo 385 del Código Penal, que puede castigar con penas de prisión de 6 meses a dos años, o multa de 12 a 24 meses, al que origine un grave riesgo para la circulación.

Interceptación del peatón
Varios agentes de la Agrupación se desplazaron al lugar y consiguieron interceptarlo en el kilómetro 18, no sin antes cortar temporalmente la carretera en sentido norte para preservar la integridad física de la persona en cuestión y del resto de los conductores y usuarios de la vía.

En ese momento se dieron cuenta que el hombre se encontraba bajo un evidente estado de nerviosismo, excitación y agresividad, amenazando a los agentes con golpearlos con una barra de hierro de un metro y medio de largo; por lo que intentaron mediar con él en todo momento para que depusiera su actitud, adoptando medidas proporcionales para ello.

En esos instantes, y aprovechando un momento de descuido, un agente de la Guardia Civil franco de servicio, viendo que la persona en cuestión no deponía su actitud y se mostraba cada vez más agresiva, se acercó por detrás a aquel y lo abordó para tirarlo al suelo, momento en el que otros agentes ayudaron al primero y aprovecharon para engrilletar a esta persona, resistiendo éste en todo momento.

Parada cardiorrespiratoria
En los momentos en que se reducía a esta persona y se les colocaba los grilletes, uno de los agentes se percató que aquel había dejado de presentar resistencia, dándose cuenta que había entrado en parada cardiorrespiratoria, iniciando inmediatamente los agentes maniobras de reanimación cardiopulmonar –consiguiendo reanimarlo momentáneamente- y movilizando a una ambulancia para el traslado de esa persona a un centro hospitalario, donde ha sido ingresado bajo pronóstico reservado en la Unidad de Cuidados

Intensivos, a la espera de serle leídos sus derechos, cuando recobre la conciencia, como investigado por un delito contra la seguridad vial.

ansite