Risco Caído podría ser Patrimonio Mundial de la Unesco.

El templo aborigen de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria han sido designadas como la candidatura española a Patrimonio Mundial de la Unesco en la octogésima reunión del Consejo nacional de Patrimonio Histórico, cuyos componentes tuvieron ocasión de maravillarse con este prodigio creado por los antiguos pobladores de la Isla para marcar los equinoccios y los solsticios.

Así lo anunció hoy el director general de Bellas Artes y Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura, Luis Lafuente, junto al presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, y el director general de Cultura del Gobierno canario, Miguel Ángel Clavijo, que no ocultaron su enorme satisfacción al conocer la noticia de esta esperada designación.

El éxito de la propuesta fue tal, que no solo fue la única que finalmente se sometió a la votación, sino que no hicieron falta manos alzadas, pues la explosión de un aplauso de los sesenta representantes del Ministerio de Cultura, las unidades de Patrimonio Histórico de la Guardia Civil y la Policía Nacional y de las autonomías españolas reunidos en Gran Canaria fue votación unánime suficiente.

“Estamos emocionados”, exclamó Morales acompañado por el consejero insular de Cultura, Carlos Ruiz, también emocionado, ya que este paso es fundamental para que este conjunto paisajístico y arqueológico prosiga su camino hacia los dos pasos que le quedan para obtener la mayor distinción mundial como legado de la humanidad: la visita de los inspectores de la Unesco y la gran final de 2019, apuntó Clavijo.

Cómo los aborígenes, una población aislada del mundo, pudo alcanzar los conocimientos astronómicos que le permitieron controlar la luz del sol y la luna para introducirla en una cueva y convertirla en marcador de estaciones, es uno de los grandes misterios de este extraordinario almogarén que sigue desvelando secretos a los investigadores insulares, nacionales e internacionales.

Y ello por casualidad, ya que hasta hace unos años era un pajar de los ganaderos de la zona que fue descubierto por el arqueólogo Julio Cuenca, quien en sus visitas detectó que algo extraordinario y no casual sucedía con la luz de los astros.

Y es que, increíblemente, en marzo el primer rayo de sol del alba entra en su interior y fecunda la tierra, representada por triángulos púbicos, y recorre la pared para formar una sagrada secuencia en su recorrido hasta el ocaso. Y así cada día hasta octubre, momento en el que deja de entrar los rayos de sol y entra la luz de la luna.

Los expertos han concluido que este templo no tiene igual en las 100.000 islas del planeta y, además, Gran Canaria y sus montañas sagradas son el lugar del mundo con mayor concentración de triángulos púbicos rupestres del globo, herencia de la sociedad matriarcal de los aborígenes canarios.

Hacia su declaración definitiva
Lafuente explicó que el Gobierno español presentará cuanto antes la propuesta porque la anticipación es muy tenida en cuenta por la Unesco, que solo evalúa 45 al año, siempre expedientes completos y sólidos como es el de Risco Caído, que de hecho ha sido considerado por la Comisión todo un ejemplo para “que sirva de paradigma para guiar a las futuras candidaturas”.

Una vez que la Unesco confirme que entra en el cupo de las 45 para ser evaluadas en 2018, entre los meses de agosto a octubre de ese año se trasladará a Gran Canaria un inspector de la Unesco para, ya en febrero de 2019, someterla a valoración del panel del comité asesor Incomo, que volverá a reunirse en mayo, para conducir la propuesta a la decisión final que debe tomar la Unesco a mitad de 2019.

Clavijo insistió en que se trata de una gran noticia para el archipiélago y recordó que Risco Caído da nombre a la candidatura, pero está formada por un conjunto de yacimientos y paisajes muy importante, como importante es la proyección social del proyecto en el que “el Cabildo, muy inteligentemente, ha metido a los municipios”.

La estancia del Comité en Gran Canaria ha sido “emocionante e intensa, esta decisión unánime coloca a Canarias en el ámbito nacional como un lugar donde las cosas se hacen con rigor y con extraordinaria colaboración entre las instituciones”, por lo que se comprometió, asimismo, a proseguir respaldando económicamente al Cabildo, tal como ha asegurado también el Ministerio, para que llegue a buen puerto en 2019.

Esfuerzo colectivo
“Sentimos una alegría inmensa, ha sido un esfuerzo colectivo importante y reconoce nuestros valores culturales y arqueológicos, nos ratifica en el concepto de que el patrimonio no es una rémora para el desarrollo, es un complemento imprescindible y esta noticia es un compromiso enorme con el que se ratifica el Cabildo”, manifestó Antonio Morales.

El presidente explicó que la Institución insular seguirá destinando recursos para ejecutar el plan de trabajo de los próximos meses, en los que lo siguiente hito será la inauguración del centro de interpretación y la reproducción de la cueva de Risco Caído, previsiblemente en torno al verano.

Morales quiso reconocer el esfuerzo, implicación y cariño invertido por responsables públicos y técnicos, e hizo especial hincapié en su agradecimiento al Gobierno canario, sobre todo a Miguel Ángel Clavijo, al Consejo nacional, a todos los grupos políticos del Cabildo, a los municipios implicados y al resto, al coordinador del expediente, Cipriano Marín, al inspector insular José de León, a los medios de comunicación, al descubridor y a la sociedad, puesto que la noticia de hoy “es el resultado de una tarea colectiva”, concluyó.

ansite