Los restos enriquecerán el Siam Park Maspalomas, según el Cabildo.

Los restos arqueológicos hallados en el Veril no solo no paralizan en modo alguno el Siam Park, sino que, de ser valiosos, quedarán integrados y enriquecerán el parque, un proyecto que estaba bloqueado al inicio del mandato y que el Gobierno de Antonio Morales desatascó y además defendió ante los tribunales, en los que se personó en dos ocasiones para que prosperara.

Tras tomar posesión, la nueva corporación retomó el proyecto y con intensas reuniones técnicas y jurídicas tanto desde la Consejería de Obras Públicas como desde el Consejo Insular de Aguas de la Consejería de Sector Primario, solucionó los problemas existentes relativos a servidumbres públicas de carreteras, canalizaciones y barrancos, lo que le permitió emitir el informe favorable necesario para que la empresa solicitara la licencia municipal.

Pero el Cabildo también tuvo que personarse ante la Justicia para defender este proyecto de gran importancia para Gran Canaria, que finalmente también quedó liberado con pronunciamientos favorables en los tribunales, de modo que ahora solo está pendiente de la licencia municipal, que el Cabildo espera que el Ayuntamiento de San Bartolomé conceda cuanto antes dada la relevancia de esta obra.

Así, los restos arqueológicos encontrados durante la elaboración de la Carta Arqueológica de Gran Canaria no solo no paralizan el proyecto, sino que tras estudiarlos, el Cabildo determinará su importancia para obviarlos o para que sean protegidos e integrados en el parque, de manera que en todo caso enriquecerá al nuevo parque con un inesperado atractivo.

El hallazgo
Un informe técnico elaborado por la empresa Tibicena por encargo del Cabildo durante la actualización del inventario arqueológico de Gran Canaria, advirtió de la existencia de restos de estructuras y abundante material arqueológico de indudable pertenencia al periodo prehispánico en la zona de La Maleza de El Veril.

La posterior inspección de los arqueólogos la Consejería de Cultura confirmó que se trata de evidencias frágiles, si bien aún debe determinar su trascendencia.

Se trata de evidencias distribuidas en desigual densidad y, en cualquier caso, muy delimitadas por la orografía, parcialmente ocultas en algunos casos, y con restos de industria lítica, malacológicos y fragmentos de cerámica.

Por ello, como es preceptivo y rutinario, trasladó copia a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias y al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, al que solicitó además información sobre la previsión de desarrollo de la zona para proponer las medidas de protección que resulten necesarias, pero en ningún caso paralizar el proyecto, solo pendiente de que el Ayuntamiento conceda la licencia municipal para que comience.


ansite