Mallas de protección en varios tramos de la GC-1 en el sur para evitar desprendimientos.

El Cabildo de Gran Canaria instala mallas de protección en varios tramos de la GC-1 en el sur para evitar desprendimientos.

El Cabildo de Gran Canaria instala mallas para la protección de taludes en diversos puntos de la GC-1 en los municipios de Mogán y San Bartolomé de Tirajana en ambos sentidos para evitar desprendimientos.

Los taludes tienen en algunos tramos una altura considerable desde donde se desprenden con frecuencia materiales que colmatan las cunetas de los márgenes de la carretera e incluso se desplazan hasta la calzada.

En caso de lluvias, las cunetas colmatadas impiden que el agua circule por ellas y rebosa a la calzada, y además conforman una superficie idónea sobre la que desprendimientos posteriores  pueden rodar hasta la calzada, con el consiguiente peligro para los usuarios.

Para evitar esas situaciones y garantizar la seguridad de la vía, el Servicio de Obras Públicas e Infraestructuras del Cabildo sanea las laderas e instala las mallas de protección en una superficie aproximada de 19.350 metros cuadrados.

Para la realización de los trabajos, que culminarán la próxima semana, se evitará en la medida de lo posible la afección al tráfico, aunque los usuarios deben estar atentos a cualquier señalización que se pueda instalar de manera puntual.

ansite